Se te pierden las llaves y te ven desesperado, al rato preguntan:
¿Pero donde las dejaste?
Lo que provoca decirle es:..
¿Sabes qué? ¡¡¡Las dejé en el coche, pero me fascina andar de idiota por toda la casa buscándolas!!!

 

Tema en casa cada día...

¿Dónde narices dejé ayer las llaves?

Y lo peor..¿porque no consigo dejarlas siempre en el mismo sitio?

No puedo con ello.

Me puede..

Lo he intentado, pero hace años que cinco minutos antes de irme, sé que tengo que buscar las llaves..

Y si me acuerdo de ese detalle...¿porque no soy capaz de tener un sitio para ellas..?

Una de dos...o me las cuelgo del cuello..o  llego cada día tarde al trabajo.

Y lo primero no vale...que una no se acuerda solo el primer día, además de que mi llavero es grande, y pesa demasiado..

Y el tema de hacer copias y esconderlas por ahí...ese ya lo hice...y como las gasto de vez en cuando, nunca las dejo en el sitio.

 

Encontre esto en  QUÉ.es.

 

De acuerdo con su afán por incluir nuevas funcionalidades y aplicaciones en sus móviles, Nokiase ha propuesto terminar con los quebraderos de cabeza de quienes día tras día pierden las llaves...o lo que sea.

El invento parece la versión moderrna de los antiguos sensores antipérdida de llaves: consiste en un dispostivo sensor que se adjunta al objeto que no quiere perderse (las llaves, la cartera, nuestro bollki favorito...) y una aplicación que nos permite buscarlo desde el teléfono móvil.

El Locate Sensor va un paso más allá y puede incluso avisarnos con una alarma cuando nos alejamos del objeto más de los metros razonables. De este modo, se evitan las pérididas.

No obstante, ¿qué pasará si perdemos el móvil?